Escribe y presiona Intro

¿Quién nos lo iba a decir, verdad?

La primera crisis vivida y sufrida por una millennial.

¿Quién nos lo iba a decir, verdad? Me acuerdo de mi último día en la oficina antes de que sucediera todo esto, cuando recogí mis cosas y me fui, dando por finalizada la jornada laboral, pero sabiendo que al día siguiente volvería. Y no volví. Se decretó el estado de alarma y, por lo tanto, el confinamiento. Recuerdo también como entre todos comentábamos, días atrás, lo qué estaba sucediendo, con la certeza de que a nosotros no nos tocaría vivir la situación que, por ejemplo, estaba viviendo China. Qué cosas… al final también nos ha tocado. Tarde, pero nos ha tocado. 

A nivel profesional esta es mi primera crisis y sí, pertenezco a esa generación millennial. ¿Crisis?… Estoy entre “todavía lo estoy asimilando” y un “no pasa nada”. Hace bastantes años hubiera dicho, “va! Eso es cosa de mayores”… y mira tú por dónde, ahora soy yo la “mayor” que tiene que vivir esta situación. “Bea, se ha cancelado esta feria”, “Se ha cancelado esta feria también”, “¿has visto cómo está la bolsa”, “¿has escrito sobre la situación que está viviendo el oro?”. Oh my god!. Así empezaba todo, a nivel profesional, repito… Y, la verdad, siempre creí, o quise creer, que esta situación se quedaría en eso y poco más. ¿Qué cómo vive una millennial su primera crisis? Pues bueno, primero con cero idea de lo que realmente estaba por llegar y luego con la cautela de no fallar, con el deseo de estar a la altura en momentos difíciles. Cómo todos, también deseo que esto acabe, que volvamos a la normalidad… y, quizás suene egoísta, pero a mi esta situación me ha hecho aprender, valorar, reflexionar… y sé que volveré a la calle, y a la oficina, con un refuerzo tanto personal como profesional. Al fin y al cabo, dicen (y yo afirmo) que así son un poco “los millennials” con ganas de todo, siempre, incluso en los malos momentos. 

Desde que formo parte del equipo de Grupo Duplex he ido aprendiendo y encargándome de diferentes temas que conciernen al sector, a pesar de que mi especialidad se encuentra en el mundo de la moda y las tendencias tanto de ésta, como de joyería. Lo cierto es que incluso en estos momentos las tendencias han quedado en un segundo plano hasta para mí ya que he sentido que, como periodista y persona, mi trabajo estaba en comunicar sobre todo lo que sucedía a nuestro alrededor, con el fin de mantener a nuestros lectores informados en lo que realmente es importante ahora. No quiere decir que no lo eche de menos, digamos que es un paréntesis. Pero las tendencias son como las joyas, siempre estarán ahí y pronto volveremos a disfrutar de ellas. 

Volviendo a esta situación de cuarentena, antes de que todo esto ocurriera me dijeron que debíamos aprovechar el momento, ver esta crisis como una oportunidad, como el momento perfecto para sacar lo mejor de nosotros y para estar donde debemos estar. A lo que yo me pregunté… ¿cómo?. Hasta que me vi encerrada en casa, con el trabajo como la mejor herramienta para transmitir que, ¡por supuesto!, esto es lo que tenemos que hacer todos, ver la oportunidad que una crisis nos puede aportar… Siempre digo que hay que saber sacar el lado bueno de todo lo malo que nos pasa y, por lo menos, lo intento aplicar a mí misma, en mi día a día, así que esta vez no iba a ser menos. 

Creo que los primeros días de confinamiento todavía no éramos conscientes de lo que estaba pasando, tampoco era consciente de cómo, y hasta qué punto, el teletrabajo iba a ser parte de mi rutina. La verdad que han sido semanas difíciles y (creo) las que nos quedan, pero es cierto que puedo afirmar que sí, que he encontrado el lado bueno de todo esto y es que cuando más lejos estamos, más unidos nos sentimos. Porque realmente es lo que hemos conseguido, unirnos como profesionales y amantes de este sector. Algo que, quizás como “acabada de entrar (aunque ya sean tres años)”, no lo sé, siempre he echado en falta. Un sector más unido, un sector en el que estemos todos a una, preocupándonos por hacer sentir a los de fuera que nuestra industria es tan maravillosa y atractiva como la industria de la moda, por ejemplo; un sector en el que cada uno trabaje en lo suyo pero todos con el mismo fin: hacer que este sector tenga el mismo valor que una joya o un reloj, la eternidad. 

Saldremos de esta, estoy segura. Y lo haremos más fuertes que nunca y con una ilusión que nada ni nadie nos podrá quitar. 

0 0 votes
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x